Las series mundiales

Las series mundiales de póquer o, como comúnmente se le conoce, WSOP (del inglés World Series of Poker) es el evento más prestigioso de todo el año. Ahí se reúne lo mejor de lo mejor del sector y consta de un total de 55 torneos distintos, todos con una entrada y unos premios desorbitantes.

Para que te hagas una idea, la entrada más pequeña es aproximadamente de 1000 dólares y la más grande (la del evento principal) puede alcanzar los 50.000$. Uno podría imaginar que con semejante precio no serían muchos los participantes que se atrevieran a jugar, pero lo cierto es que a día de hoy se juntan varios miles de personas que llegan a formar un bote de casi 10 millones de dólares, una auténtica pasada.

Las WSOP comenzaron a finales de la década de los 60 como un torneo por invitación en Texas, pero año tras año ha ido creciendo hasta convertirse en el objetivo principal de cualquier jugador. Evidentemente, poco después se traslado a la meca del juego y desde entonces se ha convertido en un espectáculo que tiene casi un mes de duración. Sobra decir que con 55 torneos en su parrilla, puedes encontrar variantes para todos los gustos. Hay campeonatos de HORSE, Fixed Limit, Omaha, 2-7 Draw Ball y cómo no, Hold'em sin límite que es el que copa la gran mayoría de eventos.

Hasta el año 2008 el torneo principal se disputaba de forma continuada durante más de una semana con sesiones de más de 12 horas de juego consecutivas, pero en la actualidad se disputa en dos fases: una hasta que se alcanza la mesa final (es decir, quedan 9 jugadores) y otra donde se disputa la recta final meses después con retransmisión por televisión y todo lo que eso conlleva.

Lo que hace realmente interesante a esta serie de eventos es que, si te animas a pagar la inscripción, cualquiera puede enfrentarse a los mejores jugadores del mundo. No hay discriminación de ningún tipo ni hándicap alguno, por lo que con la suerte indicada puedes proclamarte campeón del mundo. Obviamente, superar a semejante cantidad de jugadores es una odisea, más aún cuando el nivel que se respira en los salones del casino es elevadísimo, pero es una de esas oportunidades perfectas para cumplir el famoso “sueño americano”. Es de esas cosas que merece hacer una vez en la vida, especialmente si eres un amante del póquer. Codearse con personalidades, famosos y celebridades es algo que no se repite muy a menudo, así que ya sabes, toca prepararse y empezar a ahorrar.