Evitar errores de principiante

Estamos empezando, no tenemos mucha base teórica y pensamos que nos vamos a comer el mundo con el par de vídeos que hemos visto y los dos o tres consejos de nuestro amigo. Sin embargo, a la hora de sentarse en una mesa poco a poco iremos perdiendo la confianza y cometeremos errores que son fácilmente evitables. No es nada grave ni mucho menos, pero con un par de indicaciones podrás ahorrártelos y pasar al siguiente nivel lo antes posible.

Uno de los fallos principales al principio es entrar en partidas de dinero real, sits and go o torneos que están por encima de lo que nos podemos permitir. Casi todos comenzamos con un bankroll muy limitado, y en consecuencia tendremos que disputar partidas acordes a los fondos que tengamos. Nunca inviertas más de un 2% de tu dinero en un solo torneo ya que, aunque el premio es suculento, lo más probable es que al principio no tengas demasiado éxito. Si inviertes más, antes de que te des cuenta habrás entrado en bancarrota, te lo aseguro.

Otro error muy común es tratar de disputar todas las manos que nos lleguen incluso cuando nuestro par de cartas no sea ni mucho menos bueno. El transcurso de las manos es algo lento y para no caer en el aburrimiento tendemos a jugar más de la cuenta. Lo que no te dicen es que es una de las peores cosas que puedes hacer ya que casi siempre partirás por detrás en lo que a probabilidad se refiere. Es sumamente importante seleccionar bien tus manos e ir con combinaciones y proyectos fuertes. Ya habrá tiempo para especular una vez adquieras más experiencia.

El último gran fallo por el que todos hemos pasado se lleva a cabo con los tamaños de apuesta. Cuando comenzamos ninguno somos conscientes de ello, pero cuando lleves un tiempo te darás cuenta que casi seguro que al principio estabas apostando fatal. Entre los novatos es muy habitual ver apuestas más grandes que el propio bote (conocidas como overbets) o subidas desproporcionadas. Esto le dará información a tus rivales sobre la poca experiencia que tienes, así que mucho cuidado.

Como digo, son unas indicaciones tremendamente sencillas y por supuesto se pueden ampliar muchísimo más, pero con estos tres simples pasos te garantizo que te ahorrarás muchísimo sufrimiento. Sobra decir que también te tocará estudiar y leer mucho para progresar, pero por algo hay que empezar.